DROGAS Y VIH

CONSUMO DE SUSTANCIAS

La relación del VIH con el consumo de sustancias se ha dado desde el comienzo de la infección. Desde la perspectiva del colectivo LGTB la atención que prestamos a este consumo no esté relacionado con las prácticas y formas de administración, si no con la reducción de la capacidad para establecer mecanismos de prevención durante las prácticas sexuales como consecuencia de los efectos perturbadores del mismo.

El consumo de sustancias con fines recreativos, habitualmente sustancias estimulantes,  está asociado a estados de ánimo elevado; mayor empatía, alteración en las percepciones visuales, sensuales y emocionales; agudeza mental; disminución del apetito; relajamiento; mayor energía física y autoestima elevada. Además de la toxicidad que producen (por las drogas mismas o por sus interacciones con otras drogas o fármacos), pueden conllevar problemas legales y a veces problemas de adicción.

Nuestra experiencia indica que muchas personas que usan una o más de estas sustancias mencionan haber llevado a cabo conductas sexuales que aumentan considerablemente su riesgo de contraer el VIH. Esto supone una mayor vulnerabilidad al VIH por parte de las personas que consumen este tipo de sustancias, por lo que será necesario conocer más en profundidad estas situaciones para establecer estrategias de prevención adecuadas y eficaces.

Preocupados con el consumo de drogas estimulantes y las vulnerabilidades al VIH, un grupo de académicos, investigadores y expertos se reunieron en São Paulo, Brasil a comienzos de este año, durante la Reunión Técnica Global sobre el consumo de drogas estimulantes y el VIH. La reunión fue organizada por la UNODC (Oficina de las Naciones Unidad en Drogas y Crimen) y auspiciada por el gobierno brasileño.

 

El grupo tuvo como principal objetivo discutir y revisar estudios recientes y experiencias de intervención referentes al consumo de drogas estimulantes y el VIH, y formular un conjunto de recomendaciones sobre las intervenciones referentes al VIH entre usuarios de drogas estimulantes.

La participación de expertos de 10 países en la reunión, incluyendo Brasil, India, Rusia, Sudáfrica, Tailandia y Estados Unidos, reveló que el VIH y el consumo de drogas es una preocupación  global y marcó una extensa y completa revisión de  la literatura por parte de la UNODC, obteniendo posibles respuestas sobre cómo prevenir y tratar el VIH entre personas que utilizan sustancias estimulantes inyectables y no inyectables.

Uno de los puntos de consenso de este grupo de expertos fue afirmar que las prácticas sexuales de riesgo sin protección se incrementan como consecuencia del uso del sustancias, haciendo así aumentar la vulnerabilidad al VIH entre quienes la consumen. Admitieron que es necesario conocer mucho más sobre los patrones de consumo de drogas estimulantes, sobre los diferentes grupos que utilizan estas drogas y sobre cómo garantizar que las personas tengan conciencia sobre los riesgos del uso de estas drogas y las vulnerabilidades al VIH. Por este motivo el objetivo principal que se marcaron fue iniciar un proceso más profundo de investigación, recolección de datos y análisis, algunos puntos ya son consenso.

Para documentar esta interrelación entre el consumo de sustancias y las prácticas sexuales de riesgo en el colectivo LGTB, se ha diseñado un estudio de carácter descriptivo. Con él se pretenden conocer los diferentes consumos de sustancias, los contextos en que se realizan y las consecuencias concretas para la asunción de prácticas de riesgo en  la transmisión del VIH.

Anuncios